Author: Centro Amistad

Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo: "Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo." —Números 13:30 Fue solo el miedo lo que hizo que los israelitas se perdieran la promesa de Dios. En vez de heredar la propiedad, fueron forzados a deambular sin techo hasta que la siguiente generación se levantó con la audacia suficiente para tomar posesión y plantarse allí. Entre aquellos a quienes se les permitió adueñarse de esa propiedad estaban Josué y Caleb, los únicos de la generación anterior a quienes se les concedió el derecho de obtener el título y la escritura de la tierra prometida. Cuando los israelitas gritaron ante Moisés por temor, fue Caleb el que habló: "Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos". Dios honró la fe de Caleb.

Pero tu?, cuando ores, apa?rtate a solas, cierra la puerta detra?s de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensara?. —Mateo 6:6, NTV Las oraciones hacen maravillas o pueden generar errores si no entendemos el poder de la palabra hablada. No estamos tratando de hablar con Dios para que haga cosas que E?l sabe que son malas ideas o que nacieron del egoi?smo. La oracio?n no es manipulacio?n, y tampoco debe serlo nuestro hablar. Cuando vamos a Dios en oracio?n, le recordamos su naturaleza con alabanza, celebramos sus promesas con nuestras peticiones, y aceptamos su amor mientras hablamos a favor de los dema?s. No estamos torciendo las cosas para poder salirnos con la nuestra. Nos hemos asociado con E?l para ver manifestarse su Reino.

Dios el Señor destruirá a la muerte para siempre, enjugará de todos los rostros toda lágrima, y borrará de toda la tierra la afrenta de su pueblo. El Señor lo ha dicho. - Isaías 25:8 Seguramente habrás escuchado alguna vez la frase que dice: “¡Dios tiene un plan para tu vida!” Tal frase siempre genera una pregunta: ‘¿Qué plan?’ No podemos negar que nos gustaría saber cuál es el plan que Dios tiene para nosotros. ¿Por qué estamos pasando por esta o aquella situación? Si bien no podemos saberlo, lo que sí podemos asegurarte es que el plan de Dios es maravilloso. Es un plan lleno de amor. Confía en el plan de Dios, y verás que vale la pena.

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién podría yo temer? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿quién podría infundirme miedo? - Salmo 27:1

Hay momentos en la vida en que necesitamos una dosis extra de coraje. Ya sea para decir algo a alguien, para caminar por una calle oscura, para superar un temor, etc. Pero, ¿dónde podemos encontrar coraje? La dosis de coraje que existe dentro de nosotros es pequeña y muchas veces insuficiente para enfrentar nuestros miedos.