La aflicción y la angustia me dominan, pero el gozo de tus mandamientos me levanta. – Salmos 119:143

A veces nuestra vida es un verdadero ajetreo. El día pareciera que es más corto de lo que es. Estamos siempre retrasados de tiempo o demasiado ocupados. Nuestra energía se va absorbiendo y muchas veces nos sentimos sin valor alguno. ¡Es necesario recargarnos! ¿En dónde encontraremos fuerzas para enfrentar nuestro día a día? Solamente en Jesús. Él es como un oasis en el desierto de la vida. En Él encontramos el agua que sacia nuestra sed. Él es el pan de nuestra vida. Quien se alimenta de Él está listo y apto para enfrentar y vencer los desafíos y las dificultades. ¡No tengas miedo! Jesús es la fuente de vida. Confía en Él. Lee la Biblia, allí encontrarás lo que necesitas para renovar tus fuerzas.

DILE: Amado Dios, yo te agradezco porque has providenciado un oasis en mi vida. Sé que en Cristo encuentro la fuente de agua viva. En Él mi vida es transformada y fortalecida. Ayúdame a confiar en Él y a estudiar tu Santa Palabra. En el nombre de Jesús. Amén.

Buen día, feliz inicio de semana. Les recuerdo para que ustedes le recuerden a sus grupos que hoy lunes a las 8pm tenemos discipulado general en Amistad plaza de toros. Gracias nos vemos.