Por cuanto has buscado a Dios con humildad y corazón dispuesto, las trabas que demoran la bendición se terminan, los ángeles de Dios están luchando a tu favor, y la respuesta que está en camino, nada la podrá detener. En Daniel 10:12 dice: “Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido”.

A causa de un problema, el profeta Daniel comenzó a orar buscando a Dios con intensidad. La respuesta llegó luego de tres semanas, y un ángel le dijo que vino por haber dispuesto su corazón y haberse humillado. Esto desató una batalla en los cielos antes de que la respuesta viniera, pero su oración fue tan poderosa que nada pudo impedirla. El poder de Dios prevaleció sobre el poder del mal. Pero todo comenzó con la disposición del corazón, porque fue lo único que el ángel nombró, la humildad le hizo perseverar y buscar a Dios de forma correcta. Vemos que la respuesta no viene por orar cierta cantidad de días, sino por orar con el corazón correcto. Todo lo que hagamos para agradar a Dios, tiene que ver con reconocer nuestra debilidad y dependencia de Él. Un corazón humillado, buscó al Sen?or y movilizó los cielos. Si estamos dispuestos a entender y cambiar lo que Dios nos pide, su respuesta vendrá y nada la podrá detener.

DILE “Dios padre hoy me dispongo a entender tu voluntad y me humillo en tu presencia, te pido perdón por todos mis pecados y declaro que tu eres el soberano de la tierra. Quedo esperando tu respuesta con humildad, en el nombre de Jesús. Amén”