Dios, que tiene poder para hacer muchísimo más de lo que nosotros pedimos o pensamos, por medio de su poder que actúa en nosotros. —Efesios 3:20, DHH

Hoy estamos firmes como herederos de las promesas que van más allá de lo que esperamos o imaginamos, pero tenemos la desventaja de haber nacido en las limitaciones de este mundo con los oídos no entrenados para oír el pulso de los cielos. Crecemos pensando que todo lo que existe está definido por lo que experimentamos con nuestros sentidos físicos. Nuestra mente está enmarcada en eso, aun cuando la eternidad en nuestro corazón clama por más: por probar el sabor de lo infinito. ¿Por qué crees que son tan populares las historias de magia, superhéroes, y milagros hoy en día? Sabemos en lo más profundo de nosotros mismos que existe por allí un mundo más real que este en donde vivimos pero, confundidos por las mentiras del mundo, muchos de nosotros nos conformamos con simples historias en vez de emprender la búsqueda por conocer al único Dios verdadero.

DILE:
Padre, haz que te experimente en un nivel más profundo. Abro mi mente y mi corazón a lo sobrenatural. Despierta dentro de mí un espíritu expectante. Dame sueños, visiones y encuentros divinos. Anhelo conocerte más. En el nombre de Jesús, amén.