A todos se nos han dado llaves, pero nosotros decidimos cuales puertas queremos abrir y cuales no.

 

 

Dios nos ha dado las llaves del Reino, ¡utilizemolas!