Nosotros estamos destinado por parte de Dios, para tener un final feliz. Yo quisiera transmitirte de que puedes cada día tener un final feliz, contento, satisfecho, resolviendo y enfrentando quizás difíciles pero al mismo tiempo con la certeza de que Dios esta contigo.

Muchos de nosotros hemos tenido que dormir con leones, pero hay un hombre en la Biblia que le toco dormir con leones y no porque era malo. Y Dios tuvo que cerrar la boca de los leones literalmente, pero el tuvo que ejercer la fe.

Y muchos cristianos yo los escucho quejarse “pero si yo soy… no le hago mal a nadie, pero porque me critican, porque dicen mal de mi, porque me atacan de esa manera, si yo no le hago mal a nadie, ando predicando el evangelio, hago lo recto, hago lo correcto, ¡pero porque me sucede esto a mi!” y viven llenándose de amargura y cuestionando y dejan caminar su mente en la noche. Cristiano no es lo que te sucede, es lo que haces con lo que te sucede.

No importa si eres una persona integra, te van a suceder cosas que las vas a tener que pasar entre leones.