Por la fe Abraham, que había recibido las promesas, fue puesto a prueba y ofreció a Isaac, su hijo único, a pesar de que Dios le había dicho: “Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac”. —Hebreos 11:17–18

Dios dijo que quería que Abraham sacrificara su tesoro más preciado: su hijo Isaac. Ellos fueron hacia el lugar del sacrificio y cuando Abraham alzó su mano para cumplir las instrucciones de Dios, apareció un carnero trabado en un zarzal. Dios proveyó la alternativa, pero no hasta que Abraham se movió en obediencia. La provisión no hubiera aparecido si Abraham no hubiese dado el primer paso. Muchas veces Dios está esperando la acción correspondiente de parte de nosotros para dar paso a estas cosas. ¿Qué estás haciendo para prepararte para eso que has estado declarando y creyendo? ¿Cómo se corresponden tus acciones con tu confianza en que cierto acontecimiento sucederá como resultado de la integridad de la Palabra de Dios?

PADRE:
Tú eres fiel con quien es fiel, así que te seré fiel a ti y a tu Palabra. Obedeceré tus instrucciones. Me has mostrado tu fidelidad una y otra vez. Así que confiaré en ti, incluso cuando no entienda lo que estés haciendo. Te seguiré sin quejarme. En el nombre de Jesús, amén.

Día 30 de Ayuno y Oración.
Sigamos creyendo y clamando al Señor para que revele todo lo nuevo que desea darnos a conocer. No dejes de orar y hazlo con pasión.

Jeremías 33: (RVC)
2 «Yo, el Señor, que hizo la tierra y la formó para afirmarla, y cuyo nombre es el Señor, declaro: 3 Clama a mí, y yo te responderé; te daré a conocer cosas grandes y maravillosas que tú no conoces.