Dios da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran. —Romanos 4:17

Tú estás, literalmente, creando la realidad con tus oraciones y tus palabras. Lo haces todos los días con los pensamientos que tienes, con las palabras que dices, y con las oraciones que, como resultado, estás haciendo. Si bien sigue siendo cierto que la clave para ver todo es primero creerlo, hay, en realidad, evidencia científica para apoyar el concepto de que tus palabras dan forma a tu propio mundo. El ver no siempre produce el creer, pero el creer producirá el ver.

ORACIÓN:
Padre, me comprometo a honrarte con mis palabras y mis acciones hoy. Yo decreto y declaro que voy a echar mano de las cosas que has preparado para mí. No habrá atascos, contratiempos ni demoras. Me estás moviendo hacia tu plan perfecto para mí, sin importar cómo se vean las cosas en la esfera natural. No me mueven las circunstancias. Camino por fe y no por vista. Seguiré creyendo hasta que tu voluntad se manifieste en mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

DÍA 40 DE AYUNO Y ORACIÓN.
EL LLAMADO DE DIOS HOY ES A PERSEVERAR, POR QUE DIOS ES FIEL Y JESUS ESTA A PUNTO DE REGRESAR.

Hebreos.10:19 Así que, hermanos, mediante la sangre de Jesús, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santísimo, 20 por el camino nuevo y vivo que él nos ha abierto a través de la cortina, es decir, a través de su cuerpo; 21 y tenemos además un gran sacerdote al frente de la familia de Dios. 22 Acerquémonos, pues, a Dios con corazón sincero y con la plena seguridad que da la fe, interiormente purificados de una conciencia culpable y exteriormente lavados con agua pura. 23 Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa. 24 Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. 25 No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca. 35 Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. 36 Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. 37 Pues dentro de muy poco tiempo, «el que ha de venir vendrá, y no tardará. 38 Pero mi justo vivirá por la fe. Y si se vuelve atrás, no será de mi agrado.» 39 Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su *vida. Buenos Días, vivimos hoy tiempos nuevos donde Dios esta haciendo cosas nuevas, así que nadie desmaye sino renuevese.