La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación. —Santiago 3:6, RV60

USA TU LENGUA PARA TRAER UNA ATMÓSFERA DE SALUD, PROSPERIDAD,ALEGRÍA Y GOZO A TU VIDA, FAMILIA Y TRABAJO. PROCLAMA CON TU BOCA LO QUE DICE LA PALABRA DE DIOS Y NO LO QUE VES.

Santiago nos advierte que el poder de la lengua también puede usarse fácilmente de manera equivocada. Además advierte que deberíamos ser “pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse” (Santiago 1:19). Dado que la lengua es tan potente, nunca deberíamos hablar precipitadamente o con enojo. ¿Por qué? Porque lo que decimos importa. Lo que decimos edifica o envenena la realidad.

PADRE:
De la abundancia del corazón habla la boca, por lo que, Padre, crea en mí un corazón limpio y renueva un espíritu recto dentro de mí. Que mi vida refleje el fruto del Espíritu y no las debilidades de mi temperamento o la inclinación de mi carne. Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean agradables delante de tus ojos. Señor, tú eres mi fuerza y mi redentor. Que ninguna palabra corrompida salga de mi boca. Has puesto el poder de la vida y la muerte dentro de mi boca, y usaré mi lengua para proclamar tu Palabra, para proclamar vida,salud,fortaleza, victoria y poder. Conforme a Romanos 10:8, decreto y declaro que tu Palabra está en mi boca y en mi corazón. Por causa de ti, las palabras que digo son espíritu y son vida. En el nombre de Jesús, amén.

DÍA 5 de AYUNO-ORACIÓN, SI DESEAS QUE EL CIELO SE ABRA LA ORACIÓN HUMILDE ES GRATA AL CORAZÓN DEL PADRE CELESTIAL. DIOS VA A SANAR TU TIERRA(HOGAR-EMPRESA), EN HUMILDAD RECONOCE TU PECADO DELANTE DE EL Y LUEGO CREE QUE DIOS TE PERDONA Y SIGUE CON PASO FIRME HACIA DELANTE
2 Crónicas 7: (RVC)
13 Si yo llego a cerrar los cielos para que no haya lluvia, y si mando a la langosta a consumir la tierra, o si envío peste contra mi pueblo, 14 si mi pueblo, sobre el cual se invoca mi nombre, se humilla y ora, y busca mi rostro, y se aparta de sus malos caminos, yo lo escucharé desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.