Sin categoría

 Este Domingo 15 de Mayo, comenzamos nuestra nueva serie #EnSintonia junto al Pastor José de los Santos en dónde se nos enseñará principios para conectarnos con las promesas de Dios para nuestras vidas. Te esperamos en nuestras 4 reuniones 8:00 am ? 10:15 am ? 12:30 pm ? 4:00 pm #SiempreJuntoAEl ...

¿Qué es el Ayuno? Es abstenerse de alimentos para ocuparse en buscar a Dios en oración. Es humillación, arrepentimiento. confesión de pecados, y conversión de todo corazón. ¿Por qué Ayunar? ¿Necesitas de sanidad o un milagro? ¿Necesita el toque de Dios en tu vida? ¿Hay un sueño dentro de ti que sólo Dios puede hacerlo posible? ¿Deseas una relación más profunda, más íntima y de gran alcance con el Señor? ¿Estás listo para tener mayor sensibilidad a los deseos de Dios? Romper con las ataduras que te tienen cautivo. ¿Hay un amigo o ser querido que necesita salvación? Deseas conocer la voluntad de Dios para tu vida. Hay 3 clases de Ayuno: PARCIAL: No comer alimentos sólidos, solo jugos de frutas naturales y agua. Algunas personas solo comen ligero durante la noche y en el día siguen con jugos y agua. TOTAL: Este ayuno es sólo con agua durante el ó los días que se ayunan, sin tomar alimentos a ninguna hora del día, se toma mucha agua sola. ABSOLUTO: En esta clase de ayuno, no se come ni se toma nada, ni agua durante el día y la noche. Este ayuno no debe hacerse más de 3 días a menos que sea una dirección y confirmación del Espíritu Santo.   Nota: El ayuno no solo trae beneficio espiritual sino físico. Es recomendable para entrar a un Ayuno prolongado, que dos o tres días antes de iniciar se aminore o elimine la ingestión de café, tés, refrescos, picantes, tortillas, carnes, y comidas condimentadas. Meditar en la palabra, mínimo 3 veces al día, durante el periodo del Ayuno....

Dios te bendecirá con el don de disfrutar, para que aprendas a valorar cada momento de tu vida. No estás solo, el mal tiempo pasa y llegan los días de disfrute y refrigerio. Declaramos que nada robará los momentos cotidianos que te dan felicidad, porque el Señor te enseñará a vivir pleno. En el libro de Lamentaciones 3:21-24 (DHH) dice: “Pero una cosa quiero tener presente y poner en ella mi esperanza: El amor del Señor no tiene fin, ni se han agotado sus bondades. Cada mañana se renuevan; ¡qué grande es su fidelidad! Y me digo: ¡El Señor lo es todo para mí; por eso en él confío!”. No estamos bajo una bendición cuando vivimos apresurados y preocupados por todas las cosas. Es común en estos tiempos caer en la trampa de creer que la responsabilidades que tenemos tienen que ser una causa de ansiedad y angustia. Creemos que siempre tenemos que estar atentos a “lo próximo” que tenemos que hacer, sin poder hacer una pequeña pausa y disfrutar los momentos que el Señor nos regala cada día. Los niños crecen rápido, las etapas se terminan, pero debemos vivirlas intensamente y cerrarlas con felicidad. No estés tan afligido por todas las cosas, porque solo una es necesaria, que nuestra confianza esté puesta en Jesús, luego Él se encargará de ayudarnos. Baja la velocidad, mira las bendiciones que tienes ahora y disfruta cada momento, porque esto nuestro presente es un regalo de Dios. DILE: “Padre te pido perdón si dejo la preocupación permanecer en mi corazón, confío en que tienes un plan para cada momento de mi vida. Enséñame a disfrutar y a vivir relajado a cada momento recibiendo tus bendiciones de cada día, en el nombre de Jesús, Amén”....

El mensaje que Dios nos ha estado hablando es de volver a ser como niños. Me sorprende de las escrituras que demanda que te vuelvas como niño y nunca menciona que te vuelvas